El diseño web es una disciplina que está en constante evolución. Si lo piensas bien, las páginas actuales no se parecen en nada a las que veíamos hace una década, y mucho menos a las que solo unos pocos privilegiados podían visitar a mediados de los 90 del siglo pasado.

Hoy en día, el acceso a Internet se ha democratizado y todo el mundo puede navegar. Esto ha hecho crecer de forma notable el número de empresas que tienen una web que usan para captar clientes para sus establecimientos físicos o incluso para vender online.

Sin embargo, no es difícil comprobar que no todas ellas tienen el mismo éxito. Con frecuencia nos encontramos con diseños muy cuidados y elaborados, estéticamente muy atractivos, pero que no convierten.

De la visita a la conversión en las tiendas online

Crear una tienda en Internet es tan sencillo que muchos emprendedores se han lanzado a ello, pero no todos consiguen triunfar.

El secreto es la conversión. Las tiendas online exitosas son aquellas que consiguen que un mero visitante se convierta en un comprador. O, al menos, que realice alguna acción que implique un mayor grado de fidelidad con la marca. Por ejemplo, suscribirse al boletín de noticias.

Una web puede estar muy bien elaborada, tener un posicionamiento inmejorable y atraer tráfico. Pero si una parte importante de ese tráfico no se convierte en clientes, entonces la página no está cumpliendo su objetivo.

Claves para un diseño web que consigue clientes

Usabilidad

A veces el problema es tan simple como que nuestra web no es tan sencilla de navegar como nos parece. Hay demasiada información (o demasiada poca), no se pueden encontrar los productos, el diseño no es responsive, etc.

Mira tu web con los ojos de un usuario y piensa cómo va a navegar el visitante. ¿Le costará encontrar algo? ¿Hay algo que quieres mostrarle y no está viendo? Tras este sencillo análisis tendrás más claro lo que debes cambiar.

Apuesta por el inbound marketing

Muchas webs están claramente orientadas a la venta, lo que puede llegar a agobiar al visitante. Con la técnica del inbound marketing te puedes convertir en una referencia para tu cliente potencial.

Se trata de darle información sobre cuestiones relacionadas con el sector de tu negocio, pero no orientada directamente a la venta.

Por ejemplo, si tienes una página de venta de muebles, crear un blog de decoración te ayudará a conectar con tu público. Con el tiempo, muchos de tus visitantes acabarán haciendo alguna compra.

Legibilidad

Muchas páginas cometen el grave error de apostarlo todo a la estética y olvidarse del usuario. Los programas de edición nos permiten hoy en día usar muchos tipos diferentes de letras e incluso de colores.

Sin embargo, hay diseños que resultan incómodos de leer. Ocurre con los textos que tienen letras demasiado grandes o incluso demasiado pequeñas, o en los que se abusa del color o de las negritas.

También la propia estructura del texto es importante. No leemos igual en una pantalla que en papel. Al consultar una web hacemos una lectura rápida y selectiva, por eso los párrafos cortos funcionan mejor.

Por supuesto, los textos deben estar depurados y editados hasta el más mínimo detalle. Libres de erratas y fallos gramaticales.

Quizá el texto no “venda” por sí mismo, pero si no cumple unos estándares de calidad, puede expulsar a los usuarios de la web.

Prueba, prueba y vuelve a probar

Ya lo has visto, conseguir un diseño web que convierta no es tan complicado como parece. Implementando estos consejos y haciendo cambios en tu página seguro que encuentras rápidamente la mejor forma de conectar con tu público. ¿Te animas a probar?

Artículos relacionados

3 tipos de cabeceras para una web

3 tipos de cabeceras para una web

En este artículo hablaremos sobre los 3 tipos de cabeceras para una web y qué características tienen cada uno de ellas. La cabecera es el elemento que primero ven los usuarios cuando acceden a una web. En ella, principalmente, aparece el logotipo de tu empresa y el...

Pin It on Pinterest

Share This